El concepto Arte en el espacio público se viene designando desde los años 60 aquellas tendencia de muchos artistas a sacar sus obras de los museos y a integrarlos en el espacio urbano. Desde entonces una joven generación de artistas se ha involucrado a lo público desechando el espacio nítido museal. Ahora mismo el espacio público confronta nuevos condicionamientos urbanos, historicos, politicos y sociales, lo que hace del artistas público un activista y un nuevo ciudadano. El objeto fundamental del Arte Público es desmitificar el concepto de creatividad… Nuestra intención es convertirnos de nuevo en ciudadano.

jueves, 6 de marzo de 2014

Tierra de Nadie

Por Douglas García.


Es evidente que el ciudadano cada vez menos, tiene ese margen para ejercitarse en el vive como quieras. No obstante, siempre hay margen para evadirse del tráfico, la inseguridad, la falta de servicio, la burocracia y todas esos irreciclables males que aquejan a las ciudades, unas más que otras, y que patrocinan las más abyectas ruinas morales que padecen la ciudadanías.

No es descabellado afirmar que la ciudad es una tierra de nadie, donde cada quien puede plantar su bandera, en ella podemos tropezarnos con Yuppies, Hipsters, Brooker, Emos, Punk entre otras tantas tribus urbanas que asumen para si una especie de bohemia que no es otra cosa que persistir en sus hábitos como un culto a su propia libertad de vivir como parte de una sociedad.

Pero obviemos la paleopolítica que la derecha y la izquierda traen consigo, desde luego, a la estructura aburguesada de las sociedades urbanas cualquiera que esta sea, y admitamos que la bohemia es un aprendizaje de libertad, porque el termino bohemia contiene en si misma los placeres de una vida relajada, creativa, desprovista de cánones y formulismos y si se puede, alejado de la tarjeta de crédito. Pero debemos ante todo entender que la bohemia actual lleva consigo un compromiso social que no la aparta del molde capitalista pero en plan creativo, algo que sin dudas, agrupan y distancia a muchas tribus urbanas, las cuales como actividad social buscan distinguirse dentro de la urbe como un colectivo excéntrico, definitivamente, uniforme y egotico.

Si el calificativo de bohemio tiene alguna valía, esta se fundamenta por la simpatía y el compromiso de sus ideales, porque el hábito se ajusta a una realidad posible, sobretodo, porque la creatividad puede ser rentabilizada a favor de todos. Dicho esto, y respetando a esos artistas que aun arrastran la cobija por aquella bohemia que se respiró a principios del siglo XIX y principio del XX, podría afirmar que la nueva bohemia es la que llevan los activista urbanos consigo, algo que celebramos porque ellos son una bocanada de aire fresco que nos ofrecen a los ciudadanos comprometidos con el devenir de la ciudad.

Probablemente, la ventaja que tiene la nueva bohemia con respeto a la añeja, es que ya no se pierde tiempo en discusiones estéticas y/o filosóficas, de resto, y salvando las distancias, la bohemia es la misma, es como una tienda china de bisutería, es decir, está llena de cosas variadas, baratas y temporalmente útil. No obstante, los personajes que han salido de la vida bohemia le da un componente mágico a la militancia creativa de esta forma de ver y vivir la vida, que como se dijo anteriormente, tiene un extraordinario sentido de libertad y nos regala a todos una posibilidad que a su vez nos hace ver la ciudad como un espacio de posibilidades.

Ahora bien, si elogiamos a los activistas como los nuevos bohemios, debemos de reconocer que una ciudad como Caracas necesita el concurso de todos, sobretodo, de espacios para que la bohemia se recree, desde luego, no se aspira a recrear a la legendaria terraza de La Rotonde en un Montparnasse donde discurría un Max Jacob, Trotsky, o un Diego de  Rivera, o la Coupole donde se podía tropezar con Dufy, Josephine Baker, Braque, Breton o Giacometti, tal vez tampoco aspiramos a un café Flore donde charlaban amenamente un Sastre con Simone de Beavoir o Les Deux Magots en un boulevard Saint Germain con habituales como Jean Genet y Albert Camus. Posiblemente, Caracas como ciudad necesita más que nunca un espacio para que se reúna la vida bohemia, lo que es igual, un espacio para la convivencia de filósofos, artistas, artivistas, vividores, músicos, náufragos urbanos, poetas, curiosos, excéntricos y todo aquel que desee aparecer. Lo que está claro, es que estos espacio son se crean, ¡se eligen¡, como en su momento fue elegido el callejón de la puñalada o el recordado café Rajatabla, que si bien, no contaron con la presencia de un Merleu Ponty, Calder, Picasso, Hemingway, Scott Fitzgerald o Henry Miller, tuvo su propia fauna, por supuesto, no tan renombrada como la de aquella bohemia parisina, pero no por falta de talento. Lamentablemente, debemos admitir que el reconocimiento y la fama suele matarle la bohemia a nuestros nacionales, porque no es lo mismo frecuentar un café Les Deux Margot que un bar en el callejón de la puñalada, y no se le puede quitar razón, porque la bohemia se nutre de bohemia y si esta le da sentido, identidad y objetivo a un individuo, este buscará otro espacio de bohemia hasta que la fama haga que se refugie un espacio propio apartado de esa bohemia que una vez le nutrió.

Ciertamente, la bohemia se da en cualquier lugar, desde un tugurio en el barrio de Harlem donde puede surgir un Charlie Parker o un bar llamado La Cueva en Barranquilla que contó como cliente a un Gabriel Garcia Márquez, pero hasta un escritor como el Gabo al igual que un Miles Davis van por distintas razones a parar con sus huesitos a otra bohemia, otra bohemia que nutran la suya, dejando muy claro, que la bohemia no le otorga talento a quien no lo tiene, pero si le da a quienes lo posee la posibilidad de enriquecerlo, y para ello cualquier espacio y cualquier tiempo da igual.

La alcaldía de Caracas ha rescatado espacios en la ciudad que han llamado a la vida bohemia sin ningún éxito aparente, algo que nos refiere al Manhattan la cual Andy Warhol trató de convertir la bohemia en un acto publicitario y consumista, lo que nos indica a clara luces, que la bohemia no obedece ni a la propaganda política ni  la publicidad capitalista, no obstante, se agradece los espacios urbanos rescatado por las distintas alcaldías de la gran Caracas, porque con bohemia o sin ella, la ciudadanía no es ingrata ante la recuperación de sus espacios cívicos. 

Definitivamente, no es lo mismo haber compartido bohemia a tiro de piedra con un Julio Cortázar en Paris, que compartir un espacio que se desea rescatar a través de una acción creativa con el apoyo de otros artivistas. Y es que la bohemia ha cambiado con el tiempo, ha mutado, es portátil  y se ha hecho más comprometida y menos dramática. Los bohemios no necesariamente provienen de las artes, de hecho, puede ser cualquier hijo de vecino que desee cambiar el mundo comenzando por su propio espacio urbano, y no es necesario ser de izquierda o de derecha, porque la mayoría de los artivistas son neo anarquista urbanistas y ecologistas que depende de sí mismo y no de un partido, en definitivas, son seres que desde su propia libertad se sumergen en la cultura globalizada del este planeta, y solo tratan que esta tierra de nadie tenga sentidos para todos.

lunes, 13 de enero de 2014

Entrevista Saz Oner

Teníamos pendiente esta entrevista con el artista urbano Saz Oner, quien no sólo ha dejado muestra de su talento en los muros de Caracas sino también de otras ciudades como Sao Paulo. No está de más decir, que Saz Oner ha sido un estupendo aliado de Taller de bicicletas, por lo tanto, es grato dejarle esta entrevista.
TDB: Bien sabemos que la calle impone un sistema de relaciones más directa, algo que es imposible en las galerías y museos, ¿qué tipo de relación propone Saz a la ciudad?

Saz: Procuro de que cada obra le brinde a la ciudad  pequeños destellos de color, ritmo, espontaneidad y asombrar a el espectador

TDB: Se dice que un espacio se hace público a medida que se fortalece la imaginación y la creatividad ciudadana, ¿cómo artistas eres de lo que creas o los que recreas espacios?

Saz: Considero que hago visibles los espacio que para muchas personas se mantienen ocultos debido al ritmo de sus vidas, a falta de color en muchas de las paredes y estructuras que se encuentran en la calle parto de que si no ves algo  no sabes de sus existencia. Busco la forma de hacerte ver de que existen esos espacios y al darte cuenta tú de ellos creo para ti una nueva realidad de tu entorno, así la obra desaparezca  tú sabrás de que ese lugar existe.
TDB: Los espacios públicos son espacios pasajeros, dinámicos, cambiantes, pero sobretodo democráticos, ¿qué opinión te merece esos artistas que siendo artistas urbanos se apropian de los espacios ciudadanos, incluso, llegan a dañar intervenciones de otros artistas que se encuentren dentro de lo que ellos denominan su territorio y convierten un espacio público en un espacio de su propiedad?


Saz: Pienso que hay espacio suficiente en una ciudad  como para que todos pintemos  sin necesidad de que haya que dañar el trabajo de otro.
Creo que cada artista tiene su propiedad realidad, a su vez considero que debería  de existir un respeto por el trabajo de otro artista independientemente de si te gusta o no pero bueno esa es mi opinión quizás otros tenga otra y se les respeta.

TDB: Caracas es una ciudad altamente polarizada, todo gracias a la política, y esta polarización la vemos a menudo en los muros de la ciudad con la propaganda política disfrazada de arte urbano, algo que sin dudas, le trae un nuevo rechazo a las intervenciones urbanas, ¿Cuál es tu postura ante este tipo de propaganda política?

Saz: Es como una forma de engaño. Rechazo cualquier tipo de propaganda política sin importar del bando del cual provenga, no estoy de acuerdo en pintar propaganda política, creo que el arte debería de mantenerse distanciado de la política y  servirles más a las personas y a la comunidad  que a los intereses de un partido político. Es mi opinión personal. 
TDB: En el 2001, EE.UU estuvo representado en la Bienal de Venecia por artistas urbanos Barry Mc Gee, Stephen Powers  y Tood James quienes recrearon el arte urbano de una calle neoyorkina. Recientemente, artistas urbanos representaron a Venezuela, en una muestra que fue etiquetada como “arte revolucionario” otorgándole a su vez una carga política innecesaria a esta muestra, ¿tu como artista urbano consideras que el arte de calle debe estar al servicio de la política de un estado o que este arte debe ser en sí mismo un acto de independencia? 

Saz: Debe de ser en sí mismo un acto de independencia  no debería  depender de ningún otro factor que no  sea el de la necesidad de expresarse y brindarle a las personas una realidad distinta, de asombrarlos  
TDB: Por lo general, son pocos los artistas urbanos que cambian su propuesta plástica porque pierden esa firma con la cual lo identifica la gente en la calle, pero ese no es tu caso, porque de la figuración te has trasladado al abstracto geométrico, ¿qué te ha llevado a este cambio y que investigaciones has hecho en relación a abstracto geométrico? 

Saz: La necesidad de re inventarme y de explorar otro tipo de estética mucho más depurada, sin embargo mantengo la parte figurativa presente en alguno  de mis trabajo mi idea es lograr la abstracción del producto de la suma de ambos lenguajes.

He leído sobre abstracción  geométrica, neo geometría  hard egde, constructivismo, descontructivismo. Sabes, he  estado experimentando en como manipular los espacios a través de la obra que realizo y como esa intervención puede generar de una forma gráfica nuevos espacios adentro de ella sin necesidad de que estén totalmente visibles o de fácil lectura y como integrar la obra en el espacio.

TDB: Por afinidad, ¿con cuál artista desearía Saz compartir un muro y en cual festival de arte urbano internacional desearías participar?

Saz: Wow hay unos cuantos Nawer Augustine Kofie.   Jejeje, dos de los festivales serían Art Basel y All City Canvas  o simplemente pintar un muro donde podamos disfrutar y pasar un rato agradable, además de ellos sería estupendo poder participar en algún festival  en el extranjero  en el que compartiera un muro con una gran amigo y excelente artista como es Flix.
TDB: ¡Qué está por venir!, es decir ¿qué proyecto tienes en mente Saz Oner?

Saz: Muchas más intervenciones en la calle, una expo, experimentar con otros materiales, quizás algunas esculturas, esas son algunas de las ideas que están rondando en mi cabeza últimamente esperemos que este año las buenas energías impulsen todas esas ideas.



Muchas gracias Saz, nos vemos en la calle.

martes, 19 de noviembre de 2013

La Oreja de Van Gogh


Se ha dicho que Abby Aldrich Rockefeller una de las principales fundadoras del MOMA, tenía como principal objetivo crear un nuevo museo, con el fin de evitar tragedias como la sucedida al pionero del postimpresionismo, el holandés Vicent Van Gogh, quien se quitara la vida a sus 37 años sin vender una sola de sus hermosas pinturas, sobretodo, que no conto con ese aliento que produce el reconocimiento, en este caso, de genio.

La idea en esencia de la Sra Aldrich con este nuevo museo, era la de reducir los tiempos que distancian la creación de una obra y la aceptación de la misma por parte del público. Ciertamente, la distancia se han reducido desde aquel lejano 1930, todo gracias a la atenta eficacia del sistema de promoción y difusión de los museos de arte contemporáneo o los museos especializados, es por ello, que cada día mas los jóvenes artistas llegan al gran público, desde luego, con sus aciertos y desacierto, pero eso si con mucho desparpajo vemos como estos jóvenes ingresan al mercado del arte, la pregunta esta, si realmente calan en ese gran público. Primeramente, Debemos entender que el mercado del arte es un gran artificio que ni los mismos museos pueden controlar, por lo tanto, formar parte del mercado no da reconocimiento, incluso, formar parte de la colección de un museo otorga reconocimiento, si tomamos en cuenta que un gran porcentaje de las obras adquiridas por estos museos de arte contemporáneo son almacenadas y no saldrán a la sala jamás, algo que inevitablemente las condenan a un obligado olvido.

Por lo anteriormente dicho, podemos encontrar en el arte urbano cierto triunfo, esto se debe que algunos artistas urbanos han logrado el reconocimiento positivo de un amplio público de la sociedad, y esto se debe en primer término, que los artistas urbanos han integrado su arte sin la necesidad de mediadores en la esfera de lo público, en segundo término que el mercado del arte ha sabido potenciar ese recurso plástico y cultural a su favor y en tercer término porque han hecho entender a las instituciones museísticas, que el arte urbano coloca al arte como un servicio público más que como un objeto de colección o de regodeo museístico, aunque estos últimos no se pueden descartar del todo, ya que podemos encontrar artistas como Jean Michel Basquiat o el mismo Banksy, que luego de mucha calle, pasaron a formar parte del mercado y del regodeo museístico. También podemos encontrar a artistas visuales como el francés Daniel Buren que cuando su propuesta fue rechazada por un salón de arte, en forma de protesta, decidió exponerla en los alrededores de la galería donde se celebraba este salón, obteniendo un inesperado reconocimiento que lo ha llevaron a ser uno de los más grandes artistas conceptuales y urbanos de mundo.

Debemos finalmente concebir, que los museos al igual que la calle han positivado sus logros, y en su capacidad de evolución se han flexibilizado, arriesgando y comprometiéndose cada día con la cultura que genera nuestro devenir, concibiendo a su vez, que el artista no es su fin último, porque algunos más, algunos menos, ellos forman parte de la sociedad del espectáculo y el reconocimiento se lo dará esa sociedad primero y la historia después. Lo que es indudable, como dije anteriormente, es que los museos efectivamente han reducido distancia, pero aún no han llegado a proponer a la cultura como servicio público como lo ha hecho la calle, y que esos artistas promocionados por ellos como valores emergentes, luego de una exhibición suelen ver como su promesa pasa a descansar en un catálogo como un simple anecdotario museístico y sus obras son almacenadas tan solo para existir en un registro museológico, ejemplo de ellos los podemos encontrar por miles, pero son tan anónimos que no es posible recordarlos sin hacer un supremo esfuerzo, lo que nos lleva, irremediablemente, a una nueva muerte de Van Gogh.


Por Douglas García R.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Parque La Ciudadela

El proyecto es parte de la FIA Todo Terreno, donde el arte es un programa creado en espacios públicos de Caracas. El proyecto se lleva a cabo en el parque de La Ciudadela. El cual fue rehabilitado y convertido en un parque de patinaje por la comunidad en 2011.
A través del proceso creativo, residentes cerca del parque, patinadores y artistas locales trabajaron junto con la artista de Filadelfia Michelle Angela Ortiz compartiendo sus pensamientos y expresando cómo se ven a sí mismos en su comunidad a través de la construcción del muro de 54 metros de largo. 


   
  
  
















sábado, 15 de diciembre de 2012

Entrevista Flix

Taller de Bicicletas entrevistó al artista urbano venezolano Flix quien ha invadido el mobiliario urbano de Caracas con coloridos robots, además de dejar mensajes contundentes mostrando su compromiso para con la ciudad. El eclecticismo de Flix ha hecho de él uno de los artistas y activista urbano de mayor reconocimiento dentro la esfera pública de la cultura Pop urbana Caraqueña, aquí les dejamos la entrevista. 


TDB; Es muy fácil entrevistar a un artista a quien consideramos uno de nuestros aliados más notable, pero en ¿qué piensa Flix y cuál es la ecología personal detrás del artista? 


Flix; Siempre estoy observando y produciendo ideas. Me gusta creer que puedo intervenir o agregar elementos que sensibilicen al transeúnte, que generen un ambiente mas agradable. Que en nuestro entorno se perciba elementos de mayor calidad y variedad, lograr un espacio más lúdico, menos monótono. 

En mi pensamiento siempre mantengo el objetivo de romper un poco con esa estructura. Observo con detalle el ambiente en el que me desenvuelvo. Identifico ese “gris” que reina en la ciudad, las estructuras rígidas que interrumpen y generan cansancio, monotonía a nivel visual y sensorial. Luego me enfoco en intervenir ese escenario y combatir o minimizar ese malestar, producto del caos. 

TDB; Tus trabajos han ganado la simpatía de la ciudad de Caracas pero sabemos que haz intervenido en otras ciudades del mundo ¿qué cambia en tus intervenciones además del espacio geográfico? 

Flix; Cuando realizo intervenciones en otras ciudades del mundo, la mayoría de las veces repito las mismas obras que he realizado aquí en Venezuela. Mi razón es que la mayoría llevan implícito un mensaje universal, ideas generales inherentes a toda la humanidad; como pueden ser: el calentamiento global, la violencia y las guerras en el Mundo, la crisis económica, etc. 

Casi todas mis obras se pueden adaptar a diferentes ciudades o culturas. Cuando las intervenciones son o incluyen mensajes escritos, procuro traducir el mensaje al idioma del país donde la expongo. A veces experimento y coloco piezas que no tienen que ver con el entorno o espacio geográfico, así juego en ese escenario colocando un elemento totalmente ajeno e inesperado, con la intención de generar preguntas, asombro, alguna reacción en el transeúnte. El ejemplo que me gustaría compartir, para explicar esta idea es la vez que intervine la pared de un edificio en pleno centro de la ciudad de Berlín con la imagen de un indígena Venezolano pintando un jeroglífico.


TDB; ¿Estableciendo que la calle es un espacio democrático, te consideras invasivo o sencillamente haces uso de un derecho a parecer? 

Flix; Con la premisa que afirma que la calle es: “Un espacio democrático” la gran mayoría de las intervenciones deberían dejar de considerarse como invasivas. Si las leyes fuesen claras y justas, creo que no habría necesidad de intervenir ciudades porque serian lo opuesto a caos y monotonía. Nacerían ciudades con galerías espontaneas llenas de arte y obras con mas valor. Dicho esto, me considero artista del espacio urbano, que hace uso de un derecho a parecer, que elijo un espacio o elemento publico en la ciudad para exponer o compartir libremente mi opinión, mis ideas, mis obras. 

Estoy consiente que este acto se considera ilegal, aunque creo que toda persona que quisiera aportar algo positivo a la calle, debería poder tener el libre derecho o vías claras para poder expresarse sin ir contra la leyes. 




TDB; Eres un histórico del arte urbano de esta ciudad ¿Qué puedes decirnos de aquellos artistas de principio de siglo que como Ergo o Haze ya no viven en Caracas? 


Flix; Ergo y Hase son artistas emblemáticos que desde hace un tiempo han hecho grandes aportes a nuestras calles. Ellos han sido un pilar y ejemplo para muchos artistas que han surgido posterior a estos, dentro del movimiento de arte urbano en nuestro país, Las obras de este par, han sido inspiración por alcanzar una notable evolución, por la constancia y por cruzar las fronteras, plasmando sus obras en otros países, explorando constantemente nuevos rumbos. Muestra de ello es el legado de varias obras en otras ciudades de varios países del mundo, donde quizás el arte urbano y el Graffiti son mas valorados y apreciados que en nuestra ciudad. 

TDB; Para los jóvenes que no conocen la historia de arte urbano de nuestra ciudad desde aquel lejano Grillito que grafiteaba el Grillo Lobo en las autopistas, ¿crees que ya es tiempo que se edite un libro que nos hable de nuestro arte urbano? 

Flix; Definitivamente, todo libro de “Lo nuestro” en Venezuela, sea del tema que sea, es aplaudible y esperado. Recopilar imágenes e información, mantener un registro y lograr publicar una obra que incluya material criollo, de “El arte urbano en Venezuela” es justo y necesario. Cabe destacar que existen artículos, publicaciones de pequeñas reseñas en ediciones que hablan del arte urbano en Venezuela; pero más que todo de las obras mas recientes, lo más actual. Me parece que seria muy interesante, que se editara un libro que nos hable mas a fondo de nuestro arte urbano desde sus orígenes, que nos de ha conocer un poco mas de su historia y evolución en Venezuela; de los pioneros, los exponentes que han sido precursores del Arte Urbano y Graffiti en nuestro país hasta nuestro días. 

TDB; Como arquitecto y artista urbano ¿Qué nos puedes contar de tu experiencia en una ciudad tan difícil como Caracas?, ¿crees que el arte urbano si bien no es un fin en si mismo es un medio que nos sensibiliza? 

Flix; Caracas es una ciudad que ha crecido de manera anárquica, donde el crecimiento de la población rebasa la capacidad de soporte de la vialidad y los demás servicios, generando un estado de caos en nuestro entorno, aunado a eso, esta también, el alto índice de inseguridad y violencia en el que vivimos, hace que nuestra experiencia cotidiana en la ciudad no sea la mas cómoda. Cuando salgo a realizar mis intervenciones, generalmente lo hago en horas de la noche, ya que la oscuridad de la noche resulta de gran aliado para poder realizarlas sin ser visto, pero también esta el factor de la inseguridad y la intolerancia de la policía y algunos vecinos y transeúntes de los cuales uno no esta exento de encontrarse en algunas oportunidades; todo esto hace que salir a plasmar las intervenciones sea una tarea nada fácil. 

Creo fielmente que el arte urbano es un medio que nos sensibiliza, ya que en su mayoría son representaciones de ideas colores e imágenes que llenan de vida nuestro entorno urbano y rompen con esa monotonía y ese gris envolvente y ese ruido visual de las vallas publicitarias y la propaganda política que muchas veces nos agobia. Y en lo que respecta a mi aporte a la calle, lo hago generalmente con toda la intención de sensibilizar al transeúnte. 


TDB; Desde que el festival “Por el medio de la calle” se estableciera como una de las pocas alternativas para el arte urbano caraqueño, cada día más, el arte urbano con aciertos y desaciertos se involucra en el calendario cultural de nuestra ciudad, ¿qué opinión te merece el desarrollo de arte urbano como un movimiento cultural y por qué crees que las galerías aun mira el arte urbano como algo ajeno?

Flix; En esta ultima década, el arte urbano se ha ido consolidando como un movimiento cultural fuerte en Caracas, cada vez hay más festivales que involucran como parte de su itinerario manifestaciones de este tipo de arte; tanto los entes gubernamentales como organizaciones independientes, han cedido espacio para estas manifestaciones. 

Las galerías aun miran el arte urbano como algo ajeno e informal, exponer en ellas es elitesco y exclusivo, obvio: Las galerías venden arte, es un negocio y su éxito se basa en garantías y estas nacen de la habilidad de ser selectivos. En las Galerías el arte de calle no puede reconocerse ni ser considerado, porque no ofrecen “ganancia a un solo ente, no es un buen negocio.” Lo que es normal, cualquier manifestación que proceda de la calle, rara vez se considera de calidad. 

En el arte urbano Las calles son galerías, las obras son invaluables. No tienen precio porque son efímeras e intangibles y a la vez poderosas e influyentes. Están al alcance de todo aquel que logre percibirlas y sin pagar, el arte urbano es gratis, es un regalo para más y más individuos a cada instante,.. Sea como sea, en algunas galerías de Europa y Norteamérica, se han expuesto obras, se han invitado artistas urbanos. Muestras de que algunas de estas, han estado atentas mirando a las calles. 





TDB; Sabemos que las Ciudades Europea son más tolerante ante las intervenciones Urbanas, de hecho, vemos que pequeñas ciudades de España y Polonia contienen importantes festivales urbanos para estimular al turismo, a pesar, que suena a pregunta repetida, ¿cómo sientes Flix la aceptación de las intervenciones urbanas por parte de nuestra ciudadanía? 


Flix; Siento que la gente, cada vez lo asimila y le gusta más; y lo acepta como parte de esa cotidianidad, como parte de ese paisaje que los envuelve día a día. Noto más tolerancia e incluso mayor promoción y apoyo a nivel general. Tanto del espectador o transeúnte como de algunas organizaciones o grupos comunales. En varias oportunidades, he sentido de la gente mucha empatía e interés por mis obras y algunas intervenciones de nosotros, los artistas urbanos. 

TDB; Ahora mismo, ¿con cuál artistas de renombre internacional desearías compartir una pared? 

Flix; Me gustaría compartir una pared con cualquier artista que este realmente dispuesto a regalarle el fruto de su talento, la materialización de sus ideas y color a las calles; con aquel que tenga la disposición de fusionar sus ideas con las mías; con aquel que este dispuesto a crear obras que asombren y maravillen al transeúnte… 



TDB; ¿Qué filosofía de vida compartiría Flix con el mundo? 


Flix; Una filosofía altruista, aprender a compartir y regalarle al mundo intervenciones, obras que despierten a la gente, que generen cambios positivos y hagan de la calle un espacio más vivible, variado, mas lúdico y más humano. Mi filosofía incluye compartir el conocimiento que he ido acumulando, exponer mis experiencias personales con aquellos que quieran anotarse a este movimiento artístico, que deseen adquirir herramientas para aprender a plasmar, exponer sus obras, sus ideas e inquietudes; para el arte urbano crezca más y se vaya consolidando en nuestro país y en varios lugares alrededor del mundo. 



Mil gracias Flix, esperamos seguir contado con tu arte al doblar una esquina, desde luego, contar contigo como aliado de Taller de Bicicletas.

jueves, 6 de diciembre de 2012

ENTREVISTA A ANDREINA ACERO.

Taller de Bicicletas entrevistó a la artista venezolana Andreina Acero, de quien podríamos decir que es la nueva incorporación del arte urbano caraqueño, a pesar, que ya tiene muchos años dentro del mundo del arte. Las imágenes de los coloridos perros pintado por Andreina no sólo dejan ver su suscripción al arte pop, sino que también es una feroz activista en contra de la violencia animal. Dejemos que ella nos diga que prevalece y que encuentra en las calle de la ciudad, aquí les dejamos la entrevista.


Andreina es una de las aliadas con la que cuenta Taller de Bicicletas, pero en ¿qué piensa y cuál es la ecología personal que hay detrás de esos coloridos caninos de Andreina Acero? 


Amo a los animales, especialmente a los perros por todo lo positivo que representan, al tener la oportunidad de poder intervenir una pared trato de plasmar eso, la figura del perro mas la gama de colores que utilizo pretenden dejar una huella en la ciudad que hable principalmente de la alegría y felicidad que nos transmiten nuestros fieles amigos, en este caso los perros. 

¿Dejaste la pintura de caballete por el arte urbano o sencillamente en la calle encontraste otro formato y sólo fue cuestión de tiempo asumirlo? 

La calle es una galería universal, no hay restricciones, no hay techo ni invitaciones a inauguraciones, es para todo el que quiera ver algo diferente o simplemente quiera pasar de largo, las dos cosas son validas y a nadie hay que darle explicaciones. A pesar que mi paso por el arte urbano es reciente debo confesar que se me ha hecho un millón de veces más satisfactorio que exponer en galerías y espacios privados, me encanta trabajar formatos cada vez más grandes, cosa que en mi casa no puedo hacer por cuestión de espacio, por eso aprovecho todas las oportunidades que se presentan para poder pintar en la calle, pero tampoco puedo negar que disfruto mucho trabajando en la comodidad de mi hogar, en donde tengo a la mano todo lo que necesito. Aprovecho para darle las gracias a Taller de Bicicletas y los Creadores del Festival de Arte Urbano de Chacao que son los que me hicieron las primeras invitaciones para poder expresar mi trabajo en la calle !!!! 

¿Estableciendo que la calle es un espacio democrático, te consideran invasiva o sencillamente haces uso de un derecho a parecer? 

Todos tenemos derecho a expresarnos siempre y cuando haya un respeto por los demás y su entorno. 

La ciudad de Caracas en los últimos años ha multiplicado los eventos que involucran al arte urbano. ¿en tu opinión en que beneficia estos eventos a una ciudad como Caracas? 

Caracas necesita humanizarse, he visto como en estos eventos gente que no tiene nada que ver con el arte se siente atraída por lo que hacemos, los niños y adolescentes sobre todo disfrutan mucho, para mi ese es el momento preciso donde la influencia del arte puede determinar el futuro de un ser humano en desarrollo, por ejemplo, un adolescente puede quedar tan fascinado por el mundo del grafiti que ya no le da chance ni interés entrar en el mundo de las drogas. Estos eventos aportan más a la sociedad de lo que la gente imagina, aparte de embellecer espacios de la ciudad que antes eran grises o sucios, le dan a cada urbe una identidad única. 

Hay muchos jóvenes que aman y ven a los artistas urbanos como ídolos emergentes, no obstante, cuando desean imitarlos lo hacen sin ningún reparo y/o respeto por espacio privado, este hecho, sigue catalogando al arte urbano como vandálico ¿que podría decirnos al respecto? 



Es triste ver como buenos trabajos son opacados por el vandalismo, pero creo que por ser el arte urbano tan abierto y liberal como es ,,,,estos acontecimientos muchas veces son imposibles de evitar, solo nos queda tratar de educar a gente. 


¿Como artista egresada de una escuela de arte como el Reverón qué podrías decirnos de la historia del arte urbano de la ciudad y cuál artista sea urbano o no motiva al arte de Andreina? 

Keith Haring es mi gran influencia desde niña, lo tenía bien anclado en lo más profundo de mi mente, hasta que lo redescubrí buscando los antecedentes de mi obra para armar mi tesis de grado, fue lo máximo para mi ver como su trabajo había influenciado el mío sin yo saberlo, quizás lo vi en la tv, o en una revista o libro cuando ñiña, nunca supe su nombre ni lo que hacía, pero de alguna manera me gusto tanto que nunca lo pude olvidar, en los años 80 yo todavía era muy chica, pero puedo decir que me canse de empaparme de todas las cosas que me llamaban la atención, como la música, la ropa estridente, la cultura pop, todo lo estrambótico de la época, etc, lo que más soñaba era poder viajar a New York para poder vivirlo de cerca, pero la edad no me ayudaba!!! 

Sabemos que galería como la Fun Gallery en la nueva York de los 80 promovieron el arte urbano, y en ciudades como Londres, Paris o Los Angeles encontramos galerías que promueven el arte urbano ¿Qué razones crees tú pueden tener las galerías para mirar el arte urbano como algo ajeno? 

Creo que son simples razones financieras, el hecho de que la gran mayoría de las galerías no vean el arte urbano con el mismo interés con que ven del arte comercial. 


¿Dentro del ámbito de una ciudad como Caracas, ¿qué artistas o colectivo urbano crees tú que asume con más respeto y claridad el arte urbano? 

En Venezuela hay talento para tirar para el techo, puedo decir que conozco muchos quizás demasiados artistas de altura dentro del arte urbano, aquí lo único que se necesita es más organización y más apoyo del gobierno, de patrocinantes independientes y de empresas privadas para impulsar el arte urbano tanto local como regional, aquí los artistas trabajan con las uñas con materiales bastantes regulares con respecto a la calidad, más bien creo que hacen maravillas con tan pocos recursos. 



¿Con cuáles artistas nacional o extranjero por afinidad con tu trabajo te gustaría compartir un muro Ahora mismo? 

Con Keih Haring, pero se murió. 

¿Qué filosofía de vida compartiría Andreina Acero con el mundo? 

Vive y deja vivir!!! 

Mil gracias Andreina por tu hermoso trabajo y desde luego, por ser parte de este equipo humano llamado Taller de Bicicletas.



lunes, 3 de diciembre de 2012

Entrevista a Douglas Garcia R.


Desde hace un tiempo queríamos hacerle una entrevista al museólogo, investigador y artista Douglas García R, es decir, entrevistar a la persona responsable de todas las actividades de la plataforma creativa urbana Taller de bicicletas y quien también se encarga de la mayoría de las entrevistas que se publican en este blog. Para tal fin, solicitamos el apoyo de la profesora universitaria y artista Gladys Calzadilla para que en nombre de Taller de Bicicletas entrevistara a nuestro coordinador, de manera que la misma resultase más imparcial y desde luego, más espontáneas,.. Este fue el resultado. 

¿Por qué irrumpir en la cotidianidad del transeúnte? 

Y porqué no hacerlo, si Caracas esta llena de irrupciones, por todos lados encontramos a vendedores ambulantes o avisos publicitarios que invaden todos los espacio urbano disponibles y que suelen convertirse en un ruido visuales,.. En el caso de Taller de Bicicletas, la interferencias son creativas, a medio camino entre arte urbano, la agitación social y de ese performance de herencia situacionista, y son temporales. Para ello convocamos a la misma ciudadanía, con propuestas sencillas que llaman a la participación, porque las ciudades necesita cada vez más de una ciudadanía creativa, de convivencia y complicidad), sobretodo, que los artistas sean de nuevo ciudadanos, y eso es un buen motivo. 

¿Cuál es la diferencia entre Arte Urbano, Arte de Calle, Arte Público?

En la praxis, las diferencias no existen porque todas son expresiones que se funden en el espacio público. Pero la calle es una estructura estable susceptible de ser diseñada y el arte de calle puede verse como un diseño. Lo urbano es otra cosa, es el conjunto de relaciones que conforman nuestra manera de vivir, por lo tanto, su entorno es inestable y momentáneo, y por el hecho de ser entorno hay una mayor contribución. En el caso, del arte público, este tiene teorías más complejas, porque no es sólo arte en la calle, es lo urbano y su espacio público, su espacio social, es a la vez, el espacio del suceso, es lo simbólico y lo funcional, lo antropológico, lo ecológico, lo filosófico y todas esas configuraciones urbanas que compone la arquitectura humana de una urbe, todo eso, son objetos a revisión y posterior compresión. De hecho, el arte público sólo era revisado por las distintas facultades de arquitectura y urbanismo, y eran ellos, quienes determinaban y diseñaban el espacio público, sembrando de monumentos dichos espacios, una práctica que se intensificó en la modernidad y se le llamó despectivamente “plop sculture”, algo que por cierto, en Caracas se realizó mucho en los setenta. Ahora mismo, esa practica es anacrónica porque la urbanofilia ha alcanzado a todos los urbanitas que ahora son arte y parte de cada espacio urbano. En definitiva, el arte público ahora es materia de estudio para facultades del arte, filosofía, sociología, en fin, todos y cada uno somos participes del arte en nuestra ciudad.

¿A lo largo de tu trayectoria que te hizo elegir el Arte Público?

Cuando me gradué en la antigua Reverón, mi vocación siempre estuvo dirigida a la museología. De hecho, coordiné por varios años al Salón Juan Lovera, pero cuando hice el post grado en museología en España y el doctorado en “Nuevas tendencias del arte contemporáneo” con el catedrático Miguel Molina, quien por cierto ha venido al país a dictar cátedra de arte sonoro, me enteré a través de ese doctorado, que el graffiti nace en Paris en el año 63 y que los parisinos reivindican el arte urbano como parte de sus muchos legados a la historia del arte, además, percibí que los europeos son muy respetuosos con sus espacios públicos, y a pesar de ese respeto, los espacios son espacio activos y no de mera contemplación, entendí que si existe una ideología ciudadanista, poco sincera, pero existe. Por todo ello, me cambié de doctorado, anotándome en el doctorado de Arte Público. Gracias a eso y a la museología fui invitado a coordinar y participar algunos festivales de arte público en España, y claro, también me hice artista urbano.

¿Cómo prefiere trabajar individual o colectivo? 

Definitivamente, me siento muy cómodo trabajando en colectivo. Reivindico con ello al arte público como arte social y al activismos a través de las arte como una de las tantas soluciones urbanas. Sobretodo, porque en España siempre trabajé con la complicidad de los amigos, incluso, de la comunidad donde vivía. No obstante, no tengo problema en trabajar en solitario, porque también soy un artista visual, y a mi manera de ver las cosas, la soledad suele mediar entre el artista y su obra. 

¿Qué deseas se produzca en el espectador al encontrarse con tu obra? 

En realidad, deseo que ellos sean participantes más que simples espectadores, porque el arte público es el “arte de hacer ciudad” y no un arte para la ciudad. Por ello, muchas de nuestras intervenciones como Taller de Bicicletas están basadas no sólo en el arte urbano, también en el reciclaje y en lo social, como bajar esos pendones que gravitan en todos los postes del alumbrado público de la ciudad que tanto ruido visual producen, pintarlos y montarlos de nuevo como una pieza de arte, eso es participación ciudadana. Pero si de deseo se trata, desearía producir en la ciudadanía un estado de bienestar y que personas que no se conocen y que probable nunca más vuelvan a coincidir, se encuentren para hacer lo mismo a favor de la ciudad. Que finalmente, todos tengan una catarsis para llevarse a casa. 

¿Que instituciones o empresas te han apoyado?

Si supieras que no hemos tenido apoyo de sector privado, porque las pocas empresas que se han interesado en nosotros nos han solicitado propuestas que obedecen más al mercadeo de su producto que al arte público y nos negamos a convocar gente para comercializar un producto. Recuerdo que en el 2010, la Coca Cola hizo un evento con los pendones que le sobraron del mundial de futbol para usarlos como soporte para el arte, y claro, pensamos que si nos hubieran apoyado a nosotros con nuestra propuesta de pendones que iniciamos en 2009, los alcances quizás hubieran sido otros, aun así, fue estupendo que sin contar con nosotros lo hicieran. 

También es justo decir, que las instituciones educativas tampoco apoyan mucho que digamos al arte público. En mi caso, tuve que dejar la docencia en la universidad José María Vargas porque la coordinadora general de Arquitectura y Diseño no estaban de acuerdo que mis alumnos participaran en intervenciones en el espacio público. Y es muy triste, que las instituciones piensen más en sus bolsillos que en su ombligo como institución educadora. No obstante, debo agradecerle en nombre de esos mismos alumnos a la gente de Fundalamas y la dirección de cultura del Municipio Sucre por el apoyo prestado para realizar eventos como Urbanitas o la interferencia de Petare donde acudieron más de 300 personas y, también al IARTE quienes recientemente nos invitó montar la 4ta edición Urbanitas en el marco de la ruta nocturna de los museos. Por lo demás, hemos participados en festivales como Por el medio de la calle y Hatillarte que son eventos edificados para apoyar la creatividad de la ciudad, demostrando que el arte público también es un buen negocio donde nos beneficiamos todos. 

¿Cuál es el origen de Urbanitas y su función en el arte venezolano? 

Caracas de los últimos años ha estado marcadas por la turbia relación que tiene la ciudadanía con la política. El caso, es que cada día más, nos encerramos en nuestras casas, y es casi, un sueño imposible visualizar una ciudad amable y desconflictivizada. Por ello mismo, los ciudadanos se han hecho más dependiente de la redes sociales… Pues, de esas necesidades de espacios públicos y de un aliado tan efectivo como facebook nace nuestro evento Urbanitas… Ahora, ¡qué función tiene Urbanitas para el arte venezolano!, pues, sería pretencioso decir algo al respeto, porque tenemos claro, que no podemos transformar la ciudad a punta de intervenciones. Por lo tanto, sólo esperamos que la historia del arte venezolano en su momento tome en cuenta que Taller de Bicicletas ha sabido unir el arte de los ciudadanos con la de artistas tales como Luis Salazar, Mariantonia Blanco, Hayfer Brea, Fe, Flix, Muu Blanco, Andreina Acero entre otros muchos, todo con el único fin de retomar los espacios urbanos que por la desidia y los altos índice de criminalidad hemos abandonado. También es cierto, que se ve más manifestaciones creativa y ciudadana a favor de los espacios perdidos de esta ciudad, y así lo demuestran colectivos como Ser Urbano o manifestaciones como Masa Critica.

¿Tienes proyectos que nos puedas contar? 

A decir verdad, mi proyecto es hacer más y más amigos a favor del arte público, porque somos artistas a la vez que somos ciudadanía activa. Creo que si nos lo permiten, podemos hacer mucho arte público y social en espacios urbanos con los distintos factores políticos de una ciudad como la nuestra. En todo caso, tengo o tenemos un proyecto que deseamos retomar y, es que en su momento se había hablado con una galería para tomar el tema de lo urbano pero llevarlo a la ilustración y al espacio interior, de manera, de darle cabida en galerías alternativas, incluso, llevarlo a los museos como se hace en otras ciudades del mundo, en fin, ya se ha hablado con dos museos... a ver que pasa. 

¿Qué le recomiendas a los que deseen tomarte como referencia y hacer Arte Público? 

En lo personal, he escrito varias cosas sobre Arte Público que afortunadamente han sido publicadas, tanto aquí como España, Colombia, Chile y Ecuador, y que se pueden encontrar por Internet, asimismo, la Plataforma Taller de Bicicletas también tiene muchas referencias publicadas aquí y algunas reseñas en México, Argentina, EE. UU y España, que también puede encontrarse en Internet. Pero la referencia más importante es, que en estos últimos años la gente ha entendido que los problemas que padece la ciudad no son problemas teóricos, por lo que hay que activarse y salir a la calle para corregirlos, y es placentero ver que hay mucha gente haciendo de la ciudad un espacio plural y participativo, y eso es una buena noticia. Por ello, Taller de Bicicletas no es la obra de un solo hombre, de hecho, esta plataforma en si misma es una autorreferencia urbana, porque además del aporte de artistas aliados y de ciudadanía, ha tenido el apoyo de muchos coordinadores quienes como Vanessa Avendaño o Esther Garcia han sabido conjugan propuestas y revisar nuevas posibilidades de interferir el espacio urbano de una manera grata y creativa. Por lo que la recomendación sería, que dejemos tanta teoría o charla sobre la ciudad pasada y la ciudad posible y, volvamos a salir, a bajar, para permanecer en la calle, para sentir, disfrutar, porque la calle de volver a nosotros. 

Mil gracias a Gladys por el favor.


Jotashock, Gladys Calzadilla y Douglas Garcia R.